Al que vive - Jesucristo

manteniendose firme en la fe.

Al que vive - Jesus el Cristo
Dios te Llama a Servirle
Escrito por Oscar Avila   
Texto de Referencia:
"Y vino Jehová y se paró, y llamó como las otras veces: ¡Samuel, Samuel! entonces Samuel dijo: Habla, porque tu siervo oye." I Samuel 3:10

En el mensaje de este día trataremos un tema que es muy importante que tengamos claro, el tema de que Dios nos ha llamado a formar parte de su gran pueblo, a que seamos real sacerdocio, nación santa, nos ha llamado a que formemos parte del pueblo adquirido mediante la redención en Cristo Jesús (1 Pedro 2:9).

Pero además de ser llamados para todas estas cosas debemos entender que fuimos llamados para que trabajemos en la obra de Dios, no solamente para ser ese pueblo y allí acabo todo, no, tenemos algo que hacer en la obra de Dios, pues claramente dice que fuimos llamados para que anunciemos las virtudes de Cristo, en otras palabras todos tenemos algo que hacer para la obra de Dios.

Pero te preguntarás ¿Qué puedo hacer yo en la obra de Dios?, Déjame decirte que Cristo al llamarnos nos capacitó con algo, un don, un regalo, algo con lo cual vamos a colaborar en esta obra.

Si vemos lo que dice en (Mateo 25:14-30) nos damos cuenta que Dios nos ha provisto de algo, de acuerdo a nuestra capacidad (Mateo 25:15), algo que nos será útil para la obra.

Y cuando me refiero a nuestra capacidad no lo enfoco en el sentido del conocimiento intelectual que podamos tener, sino a la capacidad espiritual que nace de una comunión plena con Dios, pues los asuntos de Dios no se tratan con el conocimiento que te puedan dar
los hombres sino con la viva experiencia de una relación íntima con Dios.

Por lo tanto, esto deja claro de que todos tenemos algo que dar en la obra de Dios, no solo en el aspecto de lo intelectual, sino operando también con los dones que Dios nos ha dado; así que todos los que hemos sido llamados tenemos algo que ofrecer, la pregunta es ¿Cuál es el don que Dios te ha dado?

En el texto de referencia (1 Samuel 3:10), vemos que Dios llamó a Samuel, y lo hizo para que realizara una gran obra en el pueblo de Israel, de la misma manera Dios te ha llamado para que tú hagas una obra en su viña.

Muchos pensarán que no están capacitados, o que no podrán hacer nada, que no son útiles pero la realidad es otra, pues Dios nos capacita a todos para que podamos hacer un trabajo dentro del cuerpo de Cristo.

Si tú formas parte de ese cuerpo, puedes concluir que eres útil para algo, pues si tú analizas en tu cuerpo no hay ni un tan solo órgano que no utilices por muy pequeño que sea, todos nos son útiles en determinado tiempo.

Lo que muchas veces sucede es que nosotros nos enfocamos en los ministerios o servicios que podemos prestar y donde los demás nos verán trabajando; pero posiblemente Dios te quiere usar grandemente en algún ministerio, y tú estas enfocado en otro.

Por lo general, a la gente no le gusta trabajar dentro de ministerios como el de intercesión pues son ministerios en lo cuales no se ve a la gente trabajando pues todo lo hacen delante de Dios, o sea que su trabajo es directamente con Dios, no como en otros ministerios en los cuales uno tiene contacto con las personas, en los cuales la gente nos ve trabajar.

Y se dan casos en  los que muchos dicen "yo no trabajo en la obra porque no hay nada que hacer", pero la palabra dice que la mies es mucha y los obreros pocos (Mateo 9:37), o sea hay mucho trabajo que hacer, pero no todos quieren pasar desapercibidos, y si analizamos el ministerio de intercesión es uno de los más importantes dentro del cuerpo de Cristo, pues en si es el ministerio que pasa en el frente de la batalla, peleando, intercediendo por los miembros, en conclusión es un gran ministerio.

No importa el trabajo que Dios te llame a desempeñar dentro de tu congregación, porque por muy pequeño que parezca para Dios es muy importante, y sabes los únicos que categorizamos los trabajos somos nosotros, pero todo trabajo es importante.

Incluso en la vida secular, todo trabajo vale; déjame explicarte esto.

Imagina una empresa, con sus gerentes, oficinistas, empleados de aseo; podemos llegar a pensar que los empleados de aseo no son tan importantes como los gerentes, pero en realidad si lo son, pues si ellos no estuviesen o no limpiasen, entonces ¿Quien lo haría?, ¿El gerente?, ¿Los oficinistas?, En ninguna manera, por lo tanto para que todo este limpio  es necesario tener personal de aseo; concluimos entonces que son tan importantes como lo sería el gerente o cualquier otro empleado.

Pero muchas veces no analizamos estas cosas y creemos que algunas actividades no son importantes, cuando si lo son, y sabes, si para Dios es importante que tú  te desempeñes dentro de tu iglesia, es por que ese trabajo para el cual él te llama, es importante.

En otras palabras, Dios no categoriza el trabajo, ante sus ojos todos los trabajos que se puedan desempeñar dentro del cuerpo de Cristo, son importantes.

Desde el que limpia la iglesia hasta el de mas alto rango dentro de tu congregación, tiene la misma importancia para Dios, pues su trabajo es el mismo para  Dios.

Así que si tu sientes el llamado de Dios para trabajar en su obra, no te detengas, y como dicen por allí "manos a la obra".

 
< Anterior   Siguiente >

Mensaje Diario al Email

Devocional

Menú Inferior

Jesus vive 2014. Todos los Derechos Reservados.

Hospedaje web: Solucion Logica